¿El Talento nace o se hace?

Seguramente te has hecho alguna de las siguientes preguntas al sentir el deseo de pintar:

¿Tengo talento?

¿Puedo desarrollar el talento?

¿Puedo llegar a pintar verdaderas obras de arte?

¿Un artista nace con talento o lo desarrolla con el tiempo?

Hoy te compartiré mi punto de vista, el cual considero básico para poder sostenerse en este mundo de la pintura y avanzar cada día logrando mejores resultados. Te lo plantearé como “La metáfora del árbol”, así será más fácil y divertido de entender.

 

La metáfora del árbol

La semilla: Vocación, pasión por la pintura

El punto de partida es que tengas la VOCACIÓN o predisposición hacia la pintura, que sientas la pasión de pintar simplemente por gusto.  La verdadera vocación es aquella que te impulsa a dedicar parte de tu tiempo a hacer algo aunque no recibas ningún centavo a cambio, sino por sentir dentro de ti mismo cierta realización personal.

El agua que da vida: la Práctica

Para que esta semilla de la vocación pueda germinar y mantenerse con vida, necesitarás agua, este líquido precioso te lo da la PRÁCTICA que a partir de ese momento no ha de faltar.

Las raíces y los nutrientes del suelo

Poco a poco la semilla irá creciendo, se afianzará en la tierra de manera firme con unas enormes y profundas raíces hechas de PERSEVERANCIA, indispensable para seguir adelante y no rendirte en los momentos en que pienses que no te salen las cosas, que no tienes tiempo, que esto no es para ti, aun si los primeros intentos sólo sean unas pinturas sin gracia, sin armonía y sin vida. Debes saber que en cada pincelada, en cada ejercicio, en cada cuadro se descubren nuevos secretos.

Sin estas raíces no podrías tomar los nutrientes básicos que te harán crecer:CONOCIMIENTOS TÉCNICOS (estudio de las teorías, técnicas e incluso historia del arte) y laCRÍTICA CONSTRUCTIVA, tanto propia como proveniente de otras personas, tutores y artistas.

La luz del sol y un tallo para llegar a él

Mientras tanto, la parte superior también se va desarrollando, el nuevo árbol se dirige hacia lo alto, guiado por la luz de las OBRAS, ESTILOS o ARTISTAS que admira. Ansía llegar tan alto como ellos, pero no lo podrá hacer si no genera un fuerte tronco, que poco a poco se hace grande, porque se traza OBJETIVOS claros, cada vez superiores. Sin estos objetivos la planta se quedaría siempre a ras de la tierra y no podría llegar a donde tanto anhela.

infografia pintores famosos artistas exitosos

Las tres ramas

Ahora la semilla se ha convertido en un gran árbol frondoso, con tres ramas principales, que deberá seguir expandiéndose cada día más a través de mucha práctica, esfuerzo y dedicación. Estas tres ramas son la OBSERVACIÓN, la CURIOSIDAD y la INSPIRACIÓN.

  • Observación

El artista no tiene manos prodigiosas, más que ello tiene una capacidad extraordinaria de ver y de poner lo visto en el papel o en el lienzo. El artista ve formas, líneas, manchas de luz o sombra, relaciones entre las diferentes partes de algo, ubicación en el espacio, colores con diferentes saturaciones, matices y valores, etc.

El artista cuando pinta un rostro no dibuja un ojo, una nariz, una boca, porque es cuando salen retratos con ojos de pescado, nariz estirada, orejas pequeñas, poca frente y mentón reducido.

Ejercicios simples te ayudarán a desarrollar la mirada de artista. Observa con atención los rostros de las personas cuando hables con ellas, aprecia las líneas que conforman sus facciones y su grado de inclinación, descubre por qué se generan determinadas sombras como resultado de la anatomía particular de ese sujeto, establece relaciones entre la ubicación de cada parte.

Al estar frente a un paisaje, analiza los diferentes colores según la distancia de los objetos, ¿Ves de igual color las montañas lejanas que las cercanas?, ¿Ves tantos detalles en los árboles lejanos como en los cercanos?, ¿Dónde se ubica el sol y cómo se proyectan las sombras?.

Cuando estés en tu casa, y veas una mesa, analiza ¿En qué forma estoy viendo la tabla que la conforma?, ¿Sé que es una tabla cuadrada, pero la veo cuadrada? ¿Todas las patas miden igual, pero las veo igual?, etc.

Hay que aprender a ver con los ojos y no con los recuerdos del cerebro.

  • Curiosidad

Definitivamente los artistas más curiosos son los que han sobresalido del resto. Ellos se atrevieron a experimentar cosas diferentes, nuevas formas de pintar, nuevos matices, nuevos materiales, nuevos temas, nuevos estilos. El miedo a probar algo limita muchas veces el éxito de un pintor. Por ejemplo, el miedo a poner colores muy oscuros en las sombras o colores muy claros en las luces hacen que las pinturas de algunos principiantes parezcan opacas y sin vida. Si bien algunas reglas básicas de la técnica de pintura se deben aplicar para asegurarnos la buena conservación de los cuadros (y esto es relativo), hay otras reglas con las que podemos jugar y preguntarnos ¿Qué pasaría si hago esto o aquello?.

Puedes hacer muchos experimentos utilizando soportes baratos y pinturas que te sobren en la paleta, para que el miedo a gastar un buen lienzo o unos buenos colores no te limite el entusiasmo.

Ya que hemos partido diciendo que el fundamento es la pasión por la pintura, entonces deberás divertirte cuando pintes, deberás sentirte como jugando con los materiales. Pero ten siempre claro que no todos nuestros experimentos y juegos los llamaremos “Arte”, como han pretendido hacer algunos “pintores abstractos”. El Arte Abstracto tiene todo un aprendizaje y desarrollo y no se ha de confundir con rayas, manchas y pintura arrojada al azar.

La curiosidad también implicará que investigues sobre el trabajo de otros artistas, que visites exposiciones de arte y museos, que mires videos de buenos pintores, buenos libros, etc., y que se despierte en ti el anhelo de querer entender cómo se pintaron las obras que más te gustan, y más aún, si el pintor todavía vive, tratar de contactarlo.

  • Inspiración

Aunque la inspiración por sí misma no la puedes obligar a surgir, sí puedes propiciar ambientes, estados y situaciones que favorezcan su expresión. Por ejemplo, escuchar música que te guste y en especial música clásica (activa zonas superiores muy profundas en nuestro interior), ir a un lugar que te llene de tranquilidad, realizar actividades que te agraden, ver imágenes hermosas, ver obras artísticas de otros pintores, e incluso meditar dejando a un lado el bullicio razonativo de la mente para que en el silencio pueda surgir la sorprendente y tan aclamada musa inspiradora.  Con esta facultad vendrá la imaginación y con ella la creatividad que es tan valorada en las expresiones artísticas.

Ya con estas tres ramas frondosas y bien desarrolladas nace el tan preciado fruto delTALENTO, que llevará al artista de manera natural a encontrar su ESTILO PARTICULAR y consolidarse finalmente como un ARTISTA EXITOSO.

¿Todos los pintores famosos han recorrido este camino?

No, no todos han hecho crecer el árbol de esta manera. Hay grandes genios de la pintura que nacieron con el talento a flor de piel, que necesitaron tan sólo unas cuantas instrucciones de un tutor. Otros por su parte no tenían ni talento ni práctica pero sí mucha suerte, capacidad de mercadeo o posición social y lograron hacer muy populares sus obras. Pero la gran mayoría han forjado sus habilidades artísticas a través de muchísimas horas, días y años de trabajo constante, disciplinado y enfocado en objetivos.

Son muchos los aspectos no visibles que hay detrás del éxito de un artista, pero si te enfocas en estos que te he comentado, podrás llegar muy lejos y ver logradas muchas de tus aspiraciones. No importa el objetivo que tengas, si es sólo para pintar algo para tu casa, para entretenerte en los tiempos libres, o exponer en las mejores galerías, pero siempre deberás tener presente todos estos aspectos para mejorar los resultados.

http://pintar-al-oleo.com/