Mural realizado para la nueva edición de los Murales de San Isidro, que se celebra en Orihuela, en el barrio de San Isidro. Un certamen de murales centrado en el la obra y persona de Miguel Hernández.

Para crear el dibujo me centré en uno de sus poemas, en concreto el poema «Antes del odio», y justo la parte final de este.

Explico un poco la relación del dibujo con el poema para quien no conozca la vida de Miguel Hernández, le ayude a entenderlo.

No, no hay cárcel para el hombre.
No podrán atarme, no.
Este mundo de cadenas
me es pequeño y exterior.

Esta parte represento el encierro de Miguel en la carcel, con la flor en semillas dentro de una jaula con tonos grises.


¿Quién encierra una sonrisa?
¿Quién amuralla una voz?

Las semillas salen de la jaula entre los barrotes convirtiéndose en libros, haciendo que la voz de Miguel salga de la celda.

A lo lejos tú, más sola
que la muerte, la una y yo.
A lo lejos tú, sintiendo
en tus brazos mi prisión,

Esta parte la tomo como que se lo dice a su mujer Josefina, representada por el dedal y la aguja. Josefina era costurera y el hilo rojo es la parte política de Miguel.

en tus brazos donde late
la libertad de los dos.
Libre soy. Siénteme libre.
Sólo por amor.

En los brazos de Josefina estaba su hijo, representado por el chupete. Estas dos figuras del chupete y la aguja con el dedal repesentan a su familia, en color y fuera de la jaula.